Crítica de cine: ‘Capitana Marvel’ vuela más alto, más lejos, más rápido

Películas de superhéroes: el 91% del tiempo en pantalla lo copan personajes masculinos
7 marzo, 2019
La verdad sobre Titania McGrath, la ‘tuitstar’ vegana y feminista que resulta ser un señor de 40 años
10 marzo, 2019

Crítica de cine: ‘Capitana Marvel’ vuela más alto, más lejos, más rápido

YAGO GARCÍA

  • Este filme podría haber sido rompedor, pero se queda en entretenido, sin más.
  • Anna Boden y Ryan Fleck estrenan este viernes ‘Capitana Marvel’.

Carol Danvers (Brie Larson) es la primera mujer en protagonizar una película del universo marvelita.

Al final, el problema va a ser el bombo. Kevin Feige y su equipo necesitaban un golpe maestro para ponerse a la altura de Wonder Woman, la única película de su Distinguida Competencia que ha obtenido elogios casi unánimes gracias a la idea (¡genial!, ¡innovadora!, ¡inaudita!) de aprovechar a una heroína emblemática para surfear estos años de feminismo pop.

Así pues, de cara a instrumentalizar reivindicaciones necesarias, Marvel ha sobreexpuesto a su primer personaje femenino con película propia, lo cual ha acabado jugando en su contra. Porque si el marketing de Capitana Marvel no hubiera remachado sin cesar su condición de hito, la juzgaríamos como lo que es: una película de aventuras divertida y entrañable, lastrada por algunos problemas de forma.

Como todos los productos de su estudio, Capitana Marvel se presta a dos variedades de juicio: el del fan de los cómics y el del espectador que llega a ella virgen de viñetas. Desde el primer punto de vista, el filme se porta bien presentando a Carol Danvers –una mujer con el carisma suficiente como para aguantar mil reinvenciones–, aunque no refleje del todo esa cósmica mala uva que tan bien habría quedado en la pantalla.

Asimismo, aunque resulta digna al introducir el conflicto entre los Kree y los Skrull en el MCU, desaprovecha muchos de los atractivos de este equivalente galáctico de la Guerra Fría: su punto de vista sobre los alienígenas verdosos –esos que, a fuerza de querer ser malos malísimos y metamórficos, acababan quedando en los tebeos como pringados entrañables– resulta original y de agradecer; pero, plasmando a los romanos nazis del espacio exterior, la película acaba cayendo en los mismos vicios que Guardianes de la galaxia, por mucho que Jude Law y Annette Bening estén ahí para animar el cotarro.

Para quienes acudan al cine sin saber nada acerca del Arma Universal o de la Conciencia Cósmica –ni maldita la falta que les hace–, Capitana Marvel resultará una película con dos caras. Cuando muestra su lado más luminoso, fluye con una sencillez muy de elogiar en una producción del estudio; se beneficia de la química entre Brie Larson y el rejuvenecido Samuel L. Jackson; expresa su mensaje feminista con actos en vez de palabras y cuenta con una gatita muy mona.

Pero, en los momentos de bajón, esas virtudes se ven reemplazadas por la falta de ritmo, los intentos de ganarse la complicidad del público a base de guiños a la cultura pop de los 90, las escenas de acción fallidas y las sospechas de que Larson nunca acaba de creérselo del todo. Quién sabe: tal vez alguien debería haber previsto que una actriz tan intensa no se llevaría bien con el CGI.

De esta manera, Capitana Marvel produce una sensación algo triste: la de un filme que podría (debería) haber sido espectacular, desaforado y rompedor, pero se queda en entretenido, sin más. Aun así, aconsejamos prudencia a la hora de adjudicarle la etiqueta de ‘Peor película de Marvel’: Thor: El mundo oscuro, Vengadores: La era de Ultrón y, sobre todo, Black Panther siguen ahí para evitarle esa posición tan poco digna.

Comments are closed.